EL PROCESO DE COACHING


La base de un proceso de Coaching está asentada en la creencia firme de que el potencial humano es incalculable y considera que en el interior de cada persona se encuentra la capacidad necesaria para afrontar de forma positiva las distintas situaciones que queremos enfrentar, resolver o conquistar.

El Coach no enseña, guía. Trata de que el Coachee aprenda de sus experiencias, a la vez que potencia y desarrolla sus habilidades, apoyándose en técnicas de acción y aplicación interactiva en las que el individuo no sólo es el beneficiario final, sino también el principal artífice de sus logros.

Los seres humanos contamos con habilidades propias que nos hacen únicos y diferentes y que, incluso sin ser conscientes de ello, son el motor de nuestra vida. El Coach (guía) ayuda al Coachee (guiado) a descubrir y desarrollar el potencial que le ofrecen estos recursos para conseguir los objetivos que previamente se han establecido y que van a incidir de forma muy positiva en los aspectos que el Coachee quiere mejorar.

index